Aspiring modelo hace impresionante recuperación diez años después de su ex novio tiró ácido en su rostro
Aspirante a modelo hace que la recuperación impresionante diez años después de su ex novio lanzó ácido en la cara

Aspirante a modelo hace que la recuperación impresionante diez años después de su ex novio lanzó ácido en la cara

Katie Piper siempre quiso ser modelo desde muy joven. Pronto se convirtió en una mujer hermosa y sexy, y era perfecta para su sueño. Todo iba bien para ella hasta que conoció a su ex novio David Lynch a través de Facebook en 2008.
Piper atrajo a muchos hombres con su cara hermosa y su sonrisa adictiva, así que no fue ninguna sorpresa cuando Lynch la alcanzó en Facebook. Al ver que tenían 30 amigos en el medio, y Lynch era realmente guapo, pensó que no había ningún daño en hacer amistad con él, una decisión que siempre lamentará.
Lynch, que afirmaba ser un experto en Artes Marciales Mixtas, había visto a Piper mientras ella trabajaba como una chica de anillo en las peleas. Piper, que por lo general atraía a los llamativos hombres “sucios” que la querían como una “esposa trofeo”, pensó que Lynch podría ser diferente. Estaba equivocada.
Empezaron a verse unos a otros poco después. Piper afirmó que Lynch era inteligente y atractiva, y se sentía más atraída por él. Sin embargo, las cosas comenzaron a ir extraño poco después de su primera cita. De acuerdo con Piper, Lynch insistió en acompañarla al baño en su primera cita -que encontró extraña, pero la rozó sin embargo.

Sin embargo, empezó a bombardearla con mensajes cada vez que se separaron. Y fue una semana en su relación cuando él le dijo que la amaba y comenzó a abrirse sobre su infancia difícil. Aunque Piper sintió lástima por él, sus tripas le dijeron que algo estaba apagado.

Lynch comenzó a ser agresivo. En una ocasión, se enojó cuando un camarero de una tienda de donuts llamado Piper ‘querida’. Fue entonces cuando Piper decidió poner fin a las cosas, sólo dos semanas en la relación. Lynch pareció tomarlo con calma, y ​​simplemente le pidió que pasara todo el día con él. Piper aceptó hacerlo, pero no estaba preparada para lo que estaba por transpirar